Esencia

Ahora quisiera odiarte, pero te amo.
¿Cómo te pudiste clavar en lo más profundo de mi mente, de mi corazón, de mi piel? Yo me creía a prueba de balas pero llegaste a mi vida, con esa sencillez tan pura, tan natural.
Me perdí cuando el camino estaba muy claro. ¿Soy un idiota? Si, y no me arrepiento, lo volvería a hacer todas las veces que pudiera sin dudar.

Por eso te odio, pero te amo, ¿cómo me pudieron hipnotizar tus preciosos ojos? Ahora me siento ciego. Hoy, no lo sé ¿te perderé? ¿ya te perdí?

Por eso te odio, pero te amo, ¿cómo me ofreciste la suavidad de tus senos? Ahora no siento mis manos. Hoy, no lo sé ¿te perderé? ¿ya te perdí?

Por eso te odio, pero te amo, ¿cómo me ofreciste el perfume de tu cabello, de tu cuello? Ahora el mundo apesta. Hoy no lo sé ¿te perderé? ¿ya te perdí?

Por eso te odio, pero te amo, ¿cómo probé los jugos de tu piel, de tu flor? Ahora todo es insípido. Hoy, no lo sé ¿te perderé? ¿ya te perdí?

Por eso te odio, pero te amo, ¿cómo me mostraste la música que permea tu cuerpo y tu mente? Ahora me siento sordo. Hoy, no lo sé ¿te perderé? ¿ya te perdí?

Por eso te odio, porque me hiciste creer en la vida y ahora me anuncias la muerte.
Pero te amo, siempre …